Primary tabs

Septiembre 11

Bancos Centrales y fragilidad financiera global

En el fondo, la apuesta del FED (sobre no generación de nuevas burbujas financieras a través de estar reduciendo nuevamente su tasa repo) descansa sobre: i) la no existencia de activos inflables, como se cree es la situación hipotecaria en los Estados Unidos; yii) la recuperación no inflacionaria del crecimiento y de la productividad durante 2020-2022, con base en los desarrollos de la tecnología digital.  Pero esas dos apuestas del FED lucen riesgosas.  Más grave aún, con esa reducción de tasa de interés del FED y las eventuales inyecciones de liquidez del BCE, se agravan tres problemas financieros globales: i) se aumenta la fragilidad del margen financiero bancario; ii) se deteriora la rentabilidad de los bonos-soberanos-corporativos, llevándolos a niveles negativos reales tanto en Alemania como en Estados Unidos; y iii) con esta baja en tasas de interés se postergará el ajuste fiscal, pues los gobiernos del mundo desarrollado sentirán que pueden continuar incrementando su relación Deuda/PIB sin necesidad de balances primarios positivos. Así, en la práctica, el FED pos-Lehman ha pasado de guiar su accionar sobre la tasa repo bajo el foco de la dupla inflación-desempleo a incluir (y con alta ponderación) la situación de los mercados financie­ros. Si bien esto se ciñe a las recomendaciones de los que hemos abogado por la estrategia de “infla­ción-objetivo-comprensiva”, el problema es que el FED está direccionalmente equivocado: debería es estar pensando en retraer más la abundante liqui­dez y no en inyectar más pólvora a unos mercados financieros que ya lucen sobre-valorados (especial­mente en renta variable).

Archivo comentario: